Felipe Correyero, durante su estancia en el Tercio.:
Felipe Correyero, durante su estancia en el Tercio.: / CEDIDA

«Estuvimos en la marcha verde y no sabíamos ni qué hacíamos allí»

  • Felipe Corrreyero relata su particular 'mili' en 1975 en el Sáhara español después de haber sido emigrante en Suiza.

Felipe Correyero (Calamonte, 6 de diciembre de 1951) fue excedente de cupo. Es decir: no tuvo que hacer el servicio militar. Pero el destino quiso que estuviera presente en la marcha verde (la invasión por parte de Marruecos del Sáhara español).

Correyero ha sido albañil y jornalero en el campo, además de haber estado un año en Suiza trabajando como albañil a principios de los setenta, una época que recuerda como «muy sacrificada porque se trabajaba mucho, y más cuando tienes 17 años como tenía yo», cuenta Correyero. «Yo me fui a trabajar fuera porque hacía falta, es como los rumanos que vienen aquí a nuestro país. Cómo no estarán allí», señala.

Al llegar de Suiza, se fue a trabajar a Madrid para una empresa que hacía envases de vidrio para una conocida marca de cosmética. «Y al poco de llegar, me tuve que ir a la mili», cuenta un Correyero que recuerda esos días con gran precisión. «Yo había sido excedente de cupo, pero el gobierno nos llamó a todos y tuvimos que irnos al Sáhara. Todos los que fuimos éramos excedentes de cupo. De Calamonte fuimos cuatro y de aquí de la provincia de Badajoz fuimos 62 en total», relata.

Correyero estuvo 14 meses haciendo el servicio militar en África. «Los 62 que fuimos de aquí de Badajoz nos pasamos todos a la legión porque se cobraba más y había necesidad en casa; mientras que como militar ganabas 2 pesetas al día, en la Legión cobrabas 62 pesetas diarias».

Durante esos 14 meses, Correyero afirma que hizo mucho deporte «incluso quedé campeón de los 400 metros de los cuatro tercios de la legión y me dieron de permiso colonial 34 días», cuenta nostálgico. «Con ese permiso no podías venirte a la península, pero sí que podías ir a Canarias. Y allí me fui… y me encontré a don Diego, el maestro de escuela que estuvo en Calamonte durante tantos años.

«Luego volví al Tercio. Y el 2 de julio del 74, viendo una película en el cine, La muerte tenía un precio estábamos viendo, tocaron generala (alarma) se presentó el teniente coronel Oñate de Pedro para comunicarnos que íbamos a ir hacia la frontera con Marruecos: vamos a salir todos, pero no sé si volveremos todos, nos dijo», continúa relatando Correyero. «Luego, a las 4 de la mañana, nos montamos en los vehículos militares y nos fuimos hasta la frontera y al llegar lo primero que hicimos fue cavar pozos de tiradores por si la cosa se ponía fea».

Correyero también recuerda cómo durante esos dos meses junto a los pantanos de arenas movedizas en Tisla, en medio del desierto del Sáhara, dos patrullas con varios compañeros fueron secuestradas por los soldados marroquíes. «Lo peor de todo es que nosotros no sabíamos que hacíamos allí, sabíamos que algo pasaba, claro, pero nunca nos dijeron qué ocurría y aquí en la Península y en casa estaban poco más o menos», se queja. «Estábamos en una guerra y no sabíamos qué ocurría», sentencia Correyero que recuerda que uno de los detonantes fue la explosión de las minas de fosfato por parte del ejército marroquí.

Uno de los recuerdos gratos que tiene Felipe Correyero de aquella etapa fue la visita del entonces Príncipe de Asturias, don Juan Carlos de Borbón, que contrarrestaba el día en que juraron bandera. «No había ni una sola madre. Era para verlo, tíos como castillos y llorando», recuerda, al tiempo que cuenta quién fue su madrina y la de todos: Rosa Morena, una cantante que se hizo famosa con una canción: Échale guindas al pavo.

«Si yo tuviera dinero, me iría de vacaciones a esa zona, para ver cómo está y para que mi mujer viera lo que es aquello», concluye un Felipe Correyero que estuvo en la marcha verde… y sin saberlo.

HOY

HOYCalamonte

HOY DIGITAL

Registro Mercantil de Badajoz, Tomo 220, Folio 66, Sección, Hoja 11365, Inscripción 1 C.I.F.: B06335467 Domicilio social en Carretera de Madrid-Lisboa nmero 22 06008 Badajoz Correo electrónico de contacto edigitales@hoy.es

Copyright Ediciones Digitales SLU, Diario Hoy de Extremadura, 2008. Incluye contenidos de la empresa citada, del medio Diario Hoy de Extremadura, y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:

Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.

El proyecto local más potente creado por el Diario HOY para un municipio. La edición impresa tiene una distribución mensual gratuita de 2.000 ejemplares a todo color.

PUNTOS DE REPARTO

    • Ayuntamiento de Calamonte
    • Anunciantes