Simón junto a la fuente del parque PíoXII.
Simón junto a la fuente del parque PíoXII. / ::Mario Moreno

«Me queda la chinita de hacer otra vez el Camino de Santiago»

  • El calamonteño lucha contra un cáncer diagnosticado en las navidades de 2005, pero antes superó la anorexia. Reconoce que gracias a las personas que están a su alrededor ha superado momentos muy difíciles, pero sobre todo, afirma que su mujer «supo estar ahí, ha estado y está»

Simón Caballero Barrena, al que los calamonteños conocen por ser el ‘presi’ de la Asociación Oncológica de Extremadura (AOEX) en la sede de la localidad, lucha cada día por superar una enfermedad que le ha apartado de sus que haceres diarios.

A sus 54 años Simón convive día a día con los contratiempos de su enfermedad y la secuela de los tratamientos, mientras ayuda a otras personas a superar también sus enfermedades. Reconoce entregarse a los demás porque es consciente de la importancia de la compañía y el entendimiento en estas situaciones.

–¿Ha salido de vacaciones este año?

–La verdad que este año no hemos ido a ningún sitio. Además, hemos tenido algunos cambios en la asociación. Tenemos por aquí el campo y me acerco a respirar aire puro. De todas formas tengo el verano completito de tareas con la asociación, como digo.

–¿Cuáles son sus aficiones?

–Principalmente la sede de Aoex Calamonte. En cuanto al deporte, mi afición favorita siempre ha sido el fútbol. Con mi situación actual no puedo practicarlo, pero cuando trabajaba de celador organizábamos campeonatos de liga entre hospitales.

–¿Qué enfermedades le han afectado a lo largo de su vida?

–Hombre, la primera fue la anorexia purgativa sensitiva, diagnosticada en 1992. La segunda un cáncer de cavum en 2005. Cuando me diagnosticaron la anorexia, yo por entonces hacía bastante deporte. Me sentía sano. Sin darme cuenta me vi en esta enfermedad, que tiene su precio. Tomaba laxante. Para que nadie me viera, cargaba de laxante los botecitos de los antiguos carretes de fotos y luego los metía entre los calcetines o donde fuera. No era consciente de por qué lo hacía. Actualmente ya tengo superada esta enfermedad desde 2004, pero tengo controles. Por ejemplo, yo no puedo empezar un plan nutricional sin un justificante médico. Después de superar la anorexia, por casualidades de la vida, me llegaron personas a casa. Venían de Calamonte y otros pueblos de alrededor como Torremejía, Mérida o Arroyo de San Serván. Mi casa parecía una consulta. Normalmente los afectados venían acompañados por sus familiares, tomábamos café, preguntaban y yo les daba consejos contándoles mi historia.

–¿Fue usted ingresado en el hospital por la anorexia?

–Sí. De hecho me ingresaron varias veces en unidades de salud mental. Terminé ingresado en una de las clínicas privadas de más renombre en Madrid. Pude ver a gente famosa como Carmina Ordoñez, gente de la televisión de la época, agentes de bolsa y otros tantos. Gente de alto nivel adquisitivo. Para ingresar en la clínica privada, mis compañeros del hospital pusieron una colecta en una mesa de la parte baja del hospital y de ahí sacamos el dinero. Por entonces costaba 200.000 pesetas (1.200 euros) cada 15 días, pero mis compañeros respondieron muy bien. Llegué a pesar 38 kilos. Era un cadáver andante. Como no quería ingresar , tuvieron que pedir una orden judicial. El doctor José Gómez me sacó adelante. Me quedan secuelas y, como no se fían de mí, tengo que pedir permiso para hacer dietas. La familia tuvo que estar muy pendiente de mí, porque yo había veces que no sabía ni lo que hacía.

–¿Cómo volvió a integrarse en la sociedad al salir de la clínica ya recuperado?

–Al poco tiempo de salir, unos amigos y yo nos hicimos 150 kilómetros del Camino de Santiago, por la vertiente francesa. Fue un grupo maravilloso y la experiencia muy reconfortante. Cuando tenía que andar lo pasaba mal. En las piernas me salió de todo. Menos mal que estaba mi primo ‘farma’, como yo le digo, que fue mi curandero durante el viaje. Pero todos los que íbamos estábamos muy unidos. Me queda la chinita de hacer otra vez el Camino de Santiago. Los mismos que fuimos y por el mismo camino francés, aunque hagamos menos kilómetros. Para mí el Camino supuso un antes y un después, porque al principio hablábamos tonterías, pero luego ya empezamos a disfrutar del silencio por esas montañas y la frondosidad de la naturaleza. Después de aquello volví más integrado a la sociedad, volví a hacer cosas. Esto fue en 2005.

–Háblenos de cómo le detectaron el cáncer de cavum.

–La verdad que llevaba un tiempo que me dolía el cuello, el cerebro y toda la cabeza. Había ido varias veces al médico de familia del pueblo. Mi suegro entonces me decía, que cómo no se me había ocurrido pedir consulta en el hospital, ya que era celador allí. Al final hice caso a mi suegro y, nada más verme, empezaron a movilizar todo. Un 22 de diciembre de 2005, mientras los niños de San Ildefonso cantaban la lotería, el doctor Cabanillas nos daba la información a mi mujer y a mí. Nos dijo que tenía un cáncer grande y agresivo escamoso, con estadio 4.

–Y una noticia así ¿cómo se recibe y cómo se transmite luego a la familia?

–Imagínate. Se te viene el mundo encima. Fue todo muy complicado. Al principio no sabíamos cómo contárselo a la familia, sobre todo por la fecha que era. Pero como el doctor me dijo que me quedaban dos meses de vida, lo dijimos. Me querían ingresar cuanto antes, pero yo les dije que quería quedarme hasta el día 8 de enero y pasar el día de reyes con mis hijas, porque es una fecha que me gusta mucho pasarla con ellas. Y bueno, recibí ciclos de ciplatino cada y estaba una semana en casa y otra en el hospital durante seis meses y aquí estoy.

Pero lo más importante es que mi mujer

HOY

HOYCalamonte

HOY DIGITAL

Registro Mercantil de Badajoz, Tomo 220, Folio 66, Sección, Hoja 11365, Inscripción 1 C.I.F.: B06335467 Domicilio social en Carretera de Madrid-Lisboa nmero 22 06008 Badajoz Correo electrónico de contacto edigitales@hoy.es

Copyright Ediciones Digitales SLU, Diario Hoy de Extremadura, 2008. Incluye contenidos de la empresa citada, del medio Diario Hoy de Extremadura, y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:

Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.

El proyecto local más potente creado por el Diario HOY para un municipio. La edición impresa tiene una distribución mensual gratuita de 2.000 ejemplares a todo color.

PUNTOS DE REPARTO

    • Ayuntamiento de Calamonte
    • Anunciantes