Isabel Macías en la sede europea de Google en Dublín (Irlanda).
Isabel Macías en la sede europea de Google en Dublín (Irlanda). / :: I.M.S.

«Me entró el gusanillo, así que decidí dejarlo todo para aprender inglés»

  • La calamonteña estudió relaciones públicas y actualmente trabaja en la sede europea de Google situada en Dublín

Isabel Macías Solano nació el 7 de julio de 1978, estudió publicidad y relaciones públicas en Segovia y hoy dirige un equipo de trabajadores en la plataforma que tiene instalada Google en Dublín, Irlanda. Allí vive con Dylan Kane, su pareja y tienen un niño de tres años.

Isabel llegó a Dublín para aprender inglés, ya que a cada empleo que deseaba acceder en España, le pedían un nivel alto de idiomas. Consciente de su importancia, hoy sí habría solicitado la beca Erasmus «porque los idiomas hoy día son indispensables».

Sin embargo, antes de emigrar a la ciudad celta, la calamonteña se buscó la vida en Madrid «porque una de mis mejores amigas de la facultad es de Madrid, así que me fui con ella para probar suerte». Y en la gran capital encontró trabajo rápidamente. Primero en el servicio de ayuda al cliente de Vodafone. A continuación encontró empleo en una agencia de relaciones públicas, donde estuvo un año.

Trabajando de relaciones públicas vio que sus compañeros de trabajo podían hablar con multinacionales en otros idiomas y «me entró el gusanillo. Así que decidí dejarlo todo para aprender inglés».

Isabel afirma que un compañero de la facultad, que ya vivía en Dublín, le habló muy bien de Irlanda. Aunque ella se fijó en otras zonas del mundo angloparlante, las buenas referencias de su compañero le ayudaron a decantarse por Irlanda.

Y allí se plantó en 2003 con perspectivas de no estar mucho tiempo: «mi primera idea era estar un año, aprender inglés y volver. Pero cuando llegué me di cuenta que no sabía ni pedir un café». Así que empezó a trabajar en un restaurante de comida rápida mientras compaginaba las clases de inglés en una academia. Al poco tiempo comenzó estudios de postgrado de relaciones públicas. Allí conoció a una chica del País Vasco que la animó a trabajar con ella en un bar. «La gente se pasa la vida en los bares y les encanta hablar con los españoles», afirma Isabel, que descubrió que los irlandeses entablan conversación con los castellanohablantes «porque les encanta ir a España de vacaciones», asevera.

Muy cariñosos

La calamonteña sobre todo destaca de los irlandeses que son muy cariñosos, y reconoce que «conmigo se portaron muy bien siempre». Esto hizo que Isabel retrasara su vuelta a España. Este hecho coincidió en el tiempo con la instalación de Google en Europa y con sede principal en Dublín en 2004. Justo un año después la multinacional ya contaba con los servicios de la calamonteña.

Desde que entró ha trabajado casi de todo. Afirma que «al principio éramos 150 personas en las oficinas, y ahora mismo somos 6.000. Así que han tenido que comprar más edificios y ampliar oficinas, que son enormes».

En cuanto a sus funciones dentro de la corporación, han ido desde especialista en pagos, marketing, gerente de cuentas y ahora lleva un equipo de cinco personas «asesorando a gente que tiene contenidos en internet y cómo monetizarlas». Y por otra parte, dedica tiempo a desarrollar proyectos para mejorar el soporte que ofrecen a sus clientes.

Isabel y Dylan Kane, su pareja desde hace ocho años, tienen un niño de tres, que se llama Lian. A la pregunta de si el pequeño adoptará el apellido de la madre Isabel afirma que tiene amigas que se están casando con irlandeses y los niños comparten los apellidos. «Aunque se ve raro en Irlanda, se está extendiendo mucho».

En el mundo anglosajón cuando una pareja de novios se casan, la mujer pierde su apellido por el del marido. Pero su hijo lleva los dos apellidos: Kane Macías.

Ahora reconoce tener una vida estable en Dublín, pero el principio fue complicado porque no era capaz de comunicarse bien: «me sentía un poco frustrada». Y añade, que «los irlandeses son gente muy abierta y te hablan mucho por la calle, y por eso nunca sentí rechazo precisamente porque también están acostumbrados a que venga gente de fuera», justifica.

El problema del clima

Lo único que echa de menos Isabel es la vida en la calle, porque «estás con los niños en el parque sin problema y tomas las cañas. Esto el clima no permite estar todo el día en la calle» y explica que «el tiempo y la familia es lo que más echo de menos de España». Afirma Isabel, que la gente en Irlanda hace la vida en el pub y son muy sociables. «Normalmente los irlandeses tienen muchos amigos y todo gira en torno al bar para tomar unas pintas».

Pero lo mejor que tiene cada día la calamonteña es ver amanecer junto al mar. «Aunque no te puedes bañar por el frío, me encanta poder ver la costa porque me gustan los espacios grandes» y confiesa que «yo en realidad soy muy de pueblo porque me encanta salir al campo y esto en Dublín es fácil hacerlo porque está rodeada de verde».

Isabel reconoce que tanto los horarios de comida como la variedad culinaria irlandesa no tienen nada que ver con la de España y esto siempre ha impactado en Kane, su pareja. Sobre todo porque en Irlanda se cena a las 7 de la tarde y en España sobre las 9.30 o 10. «Así que cuando vamos a Calamonte pregunta, pero, ¿cuándo vamos a cenar? Y con las tapas también le resulta gracioso. Pero luego se convierte en un gran embajador de Calamonte porque cuenta a su familia y amigos cómo es el pueblo y nuestras costumbres» relata entusiasmada.

Y afirma que «Extremadura para ellos es una gran desconocida, porque están acostumbrados a las ciudades de la costa española». Y afirma que los calamonteños son muy cariñosos con él.

La última vez que pasaron por Calamonte fue en las navidades para ver a la familia. Dice Isabel que su hijo es afortunado porque le llegan los regalos de Santa Claus y los Reyes Magos. Además, afirma que volar hasta España son apenas dos horas y aprovechan también para ver a su hermana Mar, que vive en Madrid.

HOY

HOYCalamonte

HOY DIGITAL

Registro Mercantil de Badajoz, Tomo 220, Folio 66, Sección, Hoja 11365, Inscripción 1 C.I.F.: B06335467 Domicilio social en Carretera de Madrid-Lisboa nmero 22 06008 Badajoz Correo electrónico de contacto edigitales@hoy.es

Copyright Ediciones Digitales SLU, Diario Hoy de Extremadura, 2008. Incluye contenidos de la empresa citada, del medio Diario Hoy de Extremadura, y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:

Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.

El proyecto local más potente creado por el Diario HOY para un municipio. La edición impresa tiene una distribución mensual gratuita de 2.000 ejemplares a todo color.

PUNTOS DE REPARTO

    • Ayuntamiento de Calamonte
    • Anunciantes