La Cooperativa también "blanquea" para San José

Se emplearán más de 3000 "kilos" de pintura

Labores de limpieza de los conos de la Cooperativa San José
Los conos fueron adquiridos en 1989

         Todo el mundo (y todas las instituciones) quieren lucir sus mejores galas el día del patrón. Y si, claro, eres la Cooperativa Agrícola y te llamas "San José" no te queda otro remedio que ponerte guapo para esa fecha.

            Por eso (y por otros motivos, evidentemente) la Cooperativa San José de Calamonte está llevando a cabo un proceso de limpieza y pintado de los 4 bidones principales en los que guarda y fermenta el vino de cada cosecha, ese caldo que madura al sol de julio y a la luna de agosto, (auténtica madre y señora del vino).

            En concreto, la cooperativa que preside Calixto Gajardo está aplicando a cada uno de los 4 bidones de 750.000 litros que en 1980 se compraron a Zerimar, de Almendralejo, un tratamiento específico para que, además de recuperar su esplendor y brillo, continúe haciendo el buen vino que se hace en esta cooperativa.

            Casi 35.000 euros va a invertir la cooperativa que aglutina a la mayor parte de agricultores calamonteños en estos depósitos de vino. En primer lugar, se les aplica un chorro de arena para quitar la pintura vieja y eliminar el óxido, procediendo posteriormente a una imprimación de fosfato de zinc (el color rojizo que ahora se puede apreciar ) para evitar la nueva aparición de óxido.

            Finalmente, se le aplicará un esmalte de aluminio anticalórico, que evitará que las variaciones de temperatura que se producen afecten a la fermentación del vino, como cuenta Pedro Muñoz, responsable de la empresa que está llevando a cabo los trabajos.

           
            En cada uno de los depósitos se van a emplear un total de 750 kilogramos de pintura, de los que 350 irán al interior, que también se va a limpiar (tarea esta más frecuente puesto que el interior está en contacto con el mosto de la uva), si bien en el interior se le aplicarán, como recubrimiento, 300 micras de resina de eposi alimentaria.

            Y todo ello para mantener en perfecto estado unos "conos" que, de comprarlos ahora, costarían cada uno de ellos en torno a los 35.000 euros. Pero "San José" (y el buen vino) lo merecen.