El viento vuelve a arrancar parte de la cubierta del Instituto y tumba un nuevo tramo de valla

El Centro se ve obligado a clausurar un segundo patio

Daños producidos por el viento en el Instituto Ruta de la Plata
Unos 80 metros cuadrados de tela asfáltica, por los aires

El fuerte viento que ha soplado durante esta noche ha provocado, una vez más, el levantamiento de la cubierta del Instituto Ruta de la Plata de Calamonte. En este caso, el aire ha arrancado unos 80 metros cuadrados de tela asfáltica que hacía las veces de tejado de un edificio que ya voló por tercera vez hace poco más de año. Según la Consejería, la colocación de la cubierta que ayer arrancó el viento y que se terminó de instalar hace menos de un año, costó 199.747,25 euros y consistió en sustituir la cubierta anterior por una plana  anclada,  no transitable con lámina autoprotegida.

Con esto, la segunda planta del edificio, aún sin quedar al descubierto, ha perdido la impermeabilidad que le procuraba esta tela asfáltica, por lo que la lluvia podría provocar nuevos y cuantiosos daños materiales, puesto que en la planta superior en donde se encuentran el aula de informática y una pizarra digital, entre otros. Los daños causados eran evidentes y había trozos de tela asfáltica repartidos por el suelo del centro, colgados de las ramas de los árboles o en una terraza del primer piso

Además, en caso de lluvia fuerte, el Centro podría verse obligado a suspender las clases si no se adoptan medidas con carácter urgente. Así, esta mañana la misma empresa que hace un año instaló y selló esta tela asfáltica que ahora ha volado, ha evaluado junto con técnicos de la Consejería las medidas a adoptar, que consistirán en la reposición de nuevo de un techo similar al que el viento ha arrancado.

Según fuentes consultadas, lo primero que se ha hecho ha sido inyectar una capa de brea líquida para que la lluvia no afecte a un centro que muestra, además, otros daños en su estructura.

Así, por ejemplo, de una de sus equinas se han desprendido un par de trozos de ladrillos de unos diez centímetros cada uno y que aún se pueden observar en el suelo del centro, justo donde acaba una grieta que arranca en la parte superior de esa cara.

Además, el suelo de uno de los patios, ahora cerrados por el desprendimiento de la valla, se levantó, ya que el material usado para su construcción era de interior y no de exterior, lo que provocó su evidente deterioro, teniendo que ser arreglado con un evidente parche de tela asfáltica que soluciona, cuanto menos para su uso, ese problema.

Valla caída y no reparada por la Consejería

Además, este viento ha provocado la caída de un nuevo tramo de la valla que ya tumbó el viento el pasado 4 de enero y que la Consejería de Educación acordó en arreglar, algo que aún no ha hecho a fecha de hoy. Según la propia Consejería, y habiendo pasado algo más de un mes, se sigue "elaborando en el taller los módulos a reponer".

La estructura metálica que ahora se ha caído totalmente (está en contacto con el suelo como se puede apreciar en la imagen) lo ha hecho en el patio que, desde el 7 de enero, el centro decidió cerrar por el evidente peligro para el alumnado, que es quien más transitaba esa zona. Ahora, y al no haberse arreglado esta valla, con su caída ha arrastrado otro tramo, con lo que la dirección del centro ha decidido cerrar el otro patio, por lo que no se pueden realizar actividades físicas en el exterior ya que ambos espacios están clausurados a la espera de solucionar el problema.

La reparación de la valla que tumbó el viento el pasado mes de enero estaba presupuestada en 6.085 euros y contemplaba la reparación de ese tramo y nuevos anclajes para todo el paño, incluido el que ahora se ha desprendido. La demora por parte de la Consejería en "elaborar en taller estos módulos" provocará un aumento en el costo de la reparación,  puesto que ahora hay que reparar un tramo que antes no se había visto afectado.