"Yo aquí estoy feliz, con papeles o sin papeles, pero con mi hija y con mi mujer"

Mamadou Wade, pintando.:: DELGADO

Mamadou llegó a Santa Cruz de Tenerife en 2006. Venía de Senegal. Y lo hacía junto a 74 senegaleses más en una patera de apenas ocho metros de largo y 5 de ancho. Estuvo durante 8 días en el mar, en el Océano Atlántico. De esos 8 días, tres de ellos, los últimos, los pasaron "dando vueltas", tras haber perdido el rumbo y el rudimentario GPS que, en el quinto día de viaje, cayó al agua.

Traíamos comida para cuatro o cinco días como mucho y se nos acabó", dice. "Es la peor pesadilla de mi vida, y no volvería a repetirla por nada del mundo", afirma rotundo.

 Mamadou llegó a Canarias, donde permaneció durante 48 días. Tras ellos, fue enviado a un Centro de Refugiados en Granada, donde conoció a una trabajadora del centro que le habló de Mérida, adonde llegó a finales de ese mismo año.

 "Me invitaron a un cumpleaños y yo no sabía qué llevar, así que pinté algo de mi país en una tabla y se lo regalé", dice casi sonriendo, advirtiéndosele en esa media mueca que está contando algo que, como descubrió a partir de ese momento, le sería muy útil para ganarse la vida: pintar cuadros. Y exponerlos. Y venderlos. 

Mamadou vuelca en sus cuadros su vida africana y extremeña. Su vida "afromeña", dice riendo con una mezcla de francés y español (con palabras sueltas del inglés) que le pierde. Son dibujos naif, casi infantiles, muy coloridos, figurativos, que reflejan escenas cotidianas de la vida en su país, tamizadas, retocadas, enriquecidas por su parte extremeña. El cuadro que está pintando ahora lleva en el centro varias flores de jara. Jara, sí, como el nombre de su hija (y de Leo, su pareja, a los que (aún) se les aprecia ese brillito en los ojos cuando se miran, al hablarse).

 "Estoy muy feliz, muy happy, aquí, con mi hija, con mi mujer, con su familia que es mi familia y en unos días me llega el pasaporte español y yo me siento bien aquí, con papeles o sin papeles, pero estoy con ellas y estoy feliz", apuntala con unas frases de estructura tan sencilla como complejas de significado.