El Colegio San José empieza el curso con cerca de 600 alumnos

Los niños, en el primer día de recreo.:DELGADO

"Tenemos ya matriculados 580 alumnos, más los que se incorporarán a lo largo del curso y contamos con una plantilla de 40 docentes", señala Claudia Barrena, directora de este centro, y que se muestra satisfecha con el inicio del curso. "Todos estábamos deseando que empezara el curso: los alumnos, los padres, los profesores... la verdad es que siempre es una ilusión empezar un nuevo curso con nuevos retos, nuevos alumnos... y sobre todo con ganas de hacer cosas", afirma Barrena que, aunque se muestra algo preocupada por el aumento de la ratio en las aulas, se sabe conocedora de las capacidades del profesorado del centro.

El Centro ha empezado las jornadas lectivas aún con obras en el recinto. Y, en particular, en los patios. La Consejería de Educación ha destinado 60.000 euros para la mejora y acondicionamiento de un centro que tiene cerca de 40 años y que cada curso requiere mejoras. "Las obras comenzaron algo tarde, es cierto, pero la empresa que las está ejecutando afirma que para finales de mes estará todo terminado", señala la directora, que, a pesar de todo, se muestra satisfecha con las mejoras que, en diversos aspectos, se están llevando a cabo en el centro.

"Se ha habilitado una zona específica para los más pequeños para que puedan jugar sin problemas y sin peligros, por lo que los papás y las mamás pueden estar tranquilos", afirma rotunda.

El comedor es otro de los servicios que ofrece el centro y que cuenta con más demanda que oferta. "Actualmente, contamos con 58 plazas de comedor, de las que en su mayoría son asistenciales (es decir, demandadas por los padres) para conciliar la vida laboral y la familar, pero el comedor está diseñado para 80 personas y ya hemos solicitado a la Administración para que, en la medida de lo posible, cumpla con esta demanda de los padres, ya que son justamente 80 las demandas que tenemos para comer en el cole".

La población inmigrante es otro de las peculiaridades de este centro. Y para bien. "Tenemos a muchos niños de origen rumano, de los que la mayoría ya estuvieron con nosotros el curso pasado; no dan ningún problema, todo lo contrario, y están muy integrados y nosotros nos preocupamos de su escolarización y de que estén debidamente atendidos", comenta Claudia Barrrena, la responsable, junto al resto del equipo directivo, del engranaje diario de este centro que este año volverá a realizar las actividades emprendidas el curso anterior con la esperanza puesta en recuperar la representación de fin de curso, una fiesta que congrega a casi la mitad de la población de Calamonte entre alumnos, padres, abuelos, familiares y el resto de la comunidad educativa.