Roban en al menos seis chalés de San Isidro durante la madrugada del domingo

FELIPE J. DELGADO

Dos propietarios, en el interior revuelto de su chalé tras el robo, observan al cerrajero.:DELGADO

La pasada noche, en la madrugada del sábado al domingo, seis chalés de la zona de San Isidro de Calamonte, junto a la ermita del patrón de los agricultores, fueron asaltados por al menos "cinco o seis ladrones", según relataba algunos de los propietarios, tal y como les había confirmado la Guardia Civil, que estuvo tomando huellas y recabando datos en la mediodía de ayer domingo.

Seis fueron los chalés desvalijados. "Al menos nos han robado a seis, pero hay un propietario más que se encontraba fuera y que hasta mañana (por hoy lunes) no sabrá si a él también le ha tocado", señalaba R.L., uno de los propietarios que sufrió el robo y que afirmaba que "no es la primera vez que me entran a robar, pero es que cada vez hay menos vigilancia, cada vez se ve menos Guardia Civil por la noche por esta zona del pueblo, y eso que hace un par de semanas la Policía Local entalló a dos mientras estaban robando en un chalé aquí al lado", comentaba el afectado, que además del robo pudo comprobar cómo habían dejado todo "patas arriba", decía mientras el cerrajero arreglaba la puerta por la que habían accedido.

Según relataba a este medio J.B.M., otro de los propietarios que ha sufrido el robo "a mí me han destrozado la puerta y poco más, la verdad. No se han llevado apenas nada, pero en el de aquí a lado, además de reventarle la puerta para entrar y robarle una televisión nueva, un equipo de música y cortar la alambrada para entrar, le han hecho botellón y todo", afirmaba. Y es que, los ladrones, además de sustraer objetos de valor además de ropa de abrigo o enseres de cama y electrodomésticos, fueron bebiéndose lo que fueron encontrándose a su paso. En el primero de los chalés, se bebieron "una botella de ginebra, media de coñac y casi una de ron", señaló su propietario. Y en el de A.C. "se bebieron tres medias botellas, pero sin vasos ni nada", señalaba la propietaria.

Modus operandi

Al parecer, y siempre según los propietarios, "entraron por la alambrada de la parte de atrás, la que está junto a la vía del tren y debieron dejar el coche en la pista de tierra que hay al otro lado de la vía (de hecho, había varios enseres de algunos de los chalés en esa zona) y luego fueron pasando de un chalé a otro", ya que todos se encuentran contiguos, afirmaba N.B., yerno de uno de los propietarios y que se lamentaba de este nuevo robo al tiempo que señalaba los sacos de pienso que habían vaciado de una nave "que los debieron coger para meter lo que robaban, porque la comida de los animales la han tirado al suelo", afirmaba.

La Guardia Civil y la Policía Local acudieron al lugar de los hechos en cuanto tuvieron conocimiento de ellos y recabaron huellas y se llevaron algunos elementos que pudieran contener restos que pudieran identificarlos.