El Calamonte vence y espera rival

Momento del encuentro.:DELGADO

El Calamonte ha mostrado credenciales y calidad en el partido de vuelta de la primera eliminatoria para el ascenso a Tercera, si bien hay que señalar que el conjunto hornachego, durante la primera media hora, fue el claro dominador de un encuentro que a punto estuvo de decidir Vilorta en el penalti que falló o que el Fornacense pudo recortar distancias en la jugada inmediatamente posterior con un disparo a la base del poste izquierdo de Abdón.

El conjunto de Juanpe se mostró serio, pero le pudieron las dudas al inicio, que aprovecharon los de Hornachos para situarse en el campo y para meter presión al árbitro. El Fornacense ha mostrado, en los dos partidos, ser un equipo serio, con una gran afición y un buen cuerpo técnico al que (para fortuna del conjunto calamonteño) le falló la definición arriba. En ocasiones, claro está, por falta de fortuna. Pero méritos hicieron y, además, lo buscaron.

Luego, al filo del descanso, llegó un gol de Carrasco. Bueno, un golazo. Estética y técnicamente fue perfecto: le llegó el balón desde arriba y, según caía, la controló, se la cruzó al portero y gol. Una exquisitez marca de la casa. Gracias Carrasco por jugar así.

Y luego ya llegó el descanso. Amén del riego (que más que por aspersión fue por dispersión) la chavalería, como es habitual, disfrutó en el césped mientras los mayores tomaban un refresco en el bar.

Por cierto, más de 900 personas hoy en el Municipal. Y afición de Hornachos y de Mérida, que también quiso acompañar a la hinchada local. Un gran ambiente y una enorme fiesta del fútbol.

Luego se reanudó la segunda parte y ahí, al poco, ya se acabó realmente la eliminatoria. No es que el Fornacense bajara los brazos (que no lo hizo), pero luchaban dando la impresión de no creer en la remontada. A los de Hornachos les ha ocurrido algo muy parecido a lo que le ocurrió la temporada pasada al Calamonte: perdieron la eliminatoria en el encuentro de ida.

Luego ya llegó el segundo, de Vilorta, (cómo no), además de un gol anulado al gran Meche chico, que volvió a revolucionar el ataque (y la defensa).

Por resumir, Carrasco y Vilorta volvieron a marcar, Juanfe puso los galones, Écija el pellizco de calidad, Álex la contundencia, Pity el saber estar, Mario el aguante, Diego la capitanía, Berna y Enrique el desborde y así hasta completar una plantilla que este año espera completar el sueño inconcluso del año anterior: La Estrella, Valdelacalzada o Villafranca aguardan en el bombo.