Marcos Sierra, un "zagalín" que ya es campeón de liga y de Extremadura

Marcos, durante un encuentro con su equipo de Calamonte.:HOY

Hace unos días, en el partido de ida de la primera eliminatoria del CD Calamonte ante el Fornacense, Jacinto Sierra se me acercó y me dijo: "Si el muchacho se proclama campeón de Extremadura lo tienes que sacar en el periódico", me dijo. "Eso está hecho", contesté yo. Y este fin de semana, me llega un mensaje al móvil diciendo. "Hola, soy Jacinto. A mí también me gustan los Rolling y mi hijo se ha proclamado campeón de liga y de Extremadura. Y tienes que sacarlo en el periódico".

Por supuesto, no podía decir que no (tampoco quería, me parece una historia bonita, como tantas otras). Así que le pedí a Jacinto que me enviara él algo de información para poder armar la historia. Y esto es lo que me manda. Nadie mejor que un padre para hablar de su hijo.

Marcos nació un 8 de abril de 2009. Ya desde pequeño tuvo un balón como juguete por la afición que hay en la familia al fútbol, en especial de su abuelo  Tony "el portero del Calamonte hace ya unos años.

En septiembre del 2013 entró en la escuela de fútbol base del pueblo. Su primer entrenador fue Franche. Y esta temporada, el "mister" ha sido Fernando Tapia, el presidente del Calamonte. Con él como entrenador, Marcos y los demás han empezado a jugar torneos, como el de Semana Santa en Almendralejo, donde se proclamaron campeones venciendo al San José Promesas.

Unos días después, unos amigos de la familia que vieron jugar al niño nos dijeron que lo lleváramos a Badajoz para que lo vieran y le hicieran una prueba. La verdad es que nos costó mucho decidirnos a su madre y a mí. Pero nos "echamos palante" y lo llevamos al Flecha Negra. Tres días después de la prueba, Marcos ya estaba federado y jugando su primer partido contra el Don Bosco de Badajoz, equipo al que Marcos metió 7 goles. Y a las dos semanas, al primer equipo de su categoría del Flecha Negra.

Y ahí comenzó un mes y medio de locura: los martes y jueves entrenaba con su equipo de aquí y los lunes, miércoles y viernes, con el Flecha Negra A en Badajoz, donde logró la liga superando al San Roque.

Poco después empezó a disputar el Primer Campeonato de Extremadura de la Categoría de "Zagalin". Primero en Cáceres y luego en Mérida, con dos sedes: la Paz y la Ciudad Deportiva. Y en el último partido, en la final, Marcos hizo un partidazo (bueno qué voy a decir yo que soy su padre) y marcó el tercer gol y ayudó a sus compañeros durante todo el partido.

Su madre, Rafi, y yo, estamos muy orgullosos de Marcos. Pero no ya por el fútbol, sino porque es un niño muy cariñoso y muy simpático (y guapo como su madre). Luego, como todos los niños, pues es bastante revoltoso y le encanta jugar con sus primas y con su abuelo, que lo quiere mucho. Y bueno, lo que esperamos es tener en casa a un buen hijo, un buen estudiante y que sea una buena persona. Y que lleve al Calamonte a lo más alto".