La oficina de Calamonte, una de las primeras adaptadas a la evolución de la imagen corporativa de Liberbank en Extremadura

Imagen de la oficina de Liberbank en Calamonte.: HOY

Junto a ella, los centros de Badajoz Urbana 4 y 5, Navalmoral de la Mata Urbana 3, así como las oficinas principales de Coria, Jarandilla de la Vera y Moraleja también lucen ya la nueva identidad de Liberbank.

Con la remodelación de estos centros, el banco comienza la primera fase de la aplicación de la nueva identidad corporativa en la red oficinas y centros de trabajo de Extremadura.

Este proceso de renovación de la imagen, que durará varios meses, continúa el trabajo que comenzó el pasado 21 de abril, con la presentación de la nueva imagen de Liberbank en distintos soportes como cajeros automáticos, documentos comerciales o banca online.

En las próximas semanas, continuarán los trabajos para seguir ajustando el resto de las oficinas y centros de Extremadura a la nueva imagen. La previsión con la que trabaja la entidad es la de adaptar un 25 por ciento de las sucursales a finales de verano, y durante el primer trimestre de 2016 haber culminado el proceso de unificación.

Liberbank decidió evolucionar en su imagen corporativa como una oportunidad para mejorar las relaciones con los clientes.

Este proceso supone la unificación de la marca, su modernización y adaptación a un sector tan complejo y competitivo como el financiero. Además de concentrar sinergias para lograr ser más fuertes y sólidos, y para que todo ello repercuta positivamente en mejorar la atención a los clientes, potenciar la calidad del servicio y obtener mayores recursos económicos para revertir en los territorios donde la entidad lleva a cabo su actividad.

El tradicional verde que durante años identificó a Caja de Extremadura, ahora es Liberbank, una marca única, que se asienta en valores como la honestidad, la cercanía, la prudencia o el arraigo al territorio, poniendo en valor, de nuevo, los orígenes de las cajas, que es seguir siendo la verdadera banca de proximidad en Extremadura.

Una marca que cuenta con un lema: 'Liberbank Corresponde', como símbolo de un intercambio dinámico y una contraprestación equilibrada entre el cliente y la entidad; una relación, en definitiva, basada en un diálogo recíproco que implica hablar y escuchar, o en necesitar y ser respondido eficaz y adecuadamente.

Y todo ello en un momento de cambio en la sociedad y de una nueva realidad en las entidades que forman parte de Liberbank, ahora el octavo banco cotizado del país. Un reto, además, que Liberbank afronta desde la confianza y vinculación demostrada a sus clientes a lo largo del tiempo, así como de las ventajas que proporciona ser uno de los grupos financieros más capitalizados del sector y de figurar entre los más rentables y eficientes del país.

La marca única es el fruto de la culminación de un periodo de cuatro años de integración de productos, sistemas y plataformas informáticas, así como de un profundo proceso de reestructuración y saneamiento financiero, dando paso a otra de crecimiento con la puesta en marcha de nuevos proyectos y apostando con fuerza por los territorios naturales y sus gentes.