El Calamonte se impone por estrategia y efectividad

Diego trata de frenar el avance de Jaime./DELGADO
Diego trata de frenar el avance de Jaime. / DELGADO

La calidad de los blancos, clave para vencer a un Llerenense que nunca le perdió la cara al encuentro

FELIPE J. DELGADO

Un balón robado por Carrasco en la medular habilitando a Erik y un saque de esquina cabeceado por Pity permitieron a los calamonteños adelantarse en el marcador. Recortó el Llerenense al inicio de la segunda mitad pero Carrasco tiró de clase (y coraje) y anotó el definitivo 3-1 cuando más apretaban los de Enrique Freire.

3 CALAMONTE

1 LLERENENSE

ECD Calamonte
Fuentes; Mario, Parra, Pity, Diego; Juanan (Juanfe, min. 82), Écija Enrique (Meche, min. 65), Jorge Caballero, Erik (Eloy, min. 87) y Carrasco.
Llerenense AD
Juan; David, Iván, Luis, Nomi (Lolo, min. 77) ; Mario, Zury, Jesús, Miguel, Jaime y Julián (Juanan, min. 65).
Goles
1-0 Erik min 25; 2-0 Pity (min. 38); 2-1 Jesús Toy (min. 53); 3-1 Carrasco, min 67.
Árbitro
Galayo Castro. Amonestó a los locales Carrasco, Diego y Pity y a los visitantes Jaime, Sergio y Luis, y expulsó a 'Boti', segundo técnico del Llerenense.
Incidencias
Municipal de Calamonte. 350 personas.

Le faltaba ritmo al partido en los inicios. Ese ritmo de 3x4 tan carnavalero no parecía contagiar a los 22 protagonistas que estaban sobre el tapete calamonteño y llevaban el respeto al rival y la responsabilidad por la urgencia marcada en la cara. Ambos equipos dispusieron un dibujo claro que no querían abandonar. Acertó el técnico calamonteño poniendo a Juanan de mediocentro (en su sitio) y a Écija por delante. El fútbol es más fácil cuando se hace natural. Erik entre líneas y Carrasco bajando a recibir y arrastrando a los centrales. «No hemos sabido leer bien el partido», se lamentaba Quique, que hizo la apuesta que debía hacer, planteando muy bien el encuentro. Pero el fútbol. ya se sabe. Así transcurría el encuentro, sin emociones intensas, cuando Carrasco, desde el centro del campo, habilitó a Erik para anotar el 1-0. El gol fue preámbulo de diez minutos extraños. El Llerenense desubicado y el Calamonte relajado. Después, volvió la normalidad y apareció la intensidad. Jaime atacaba por la banda de Diego y dispuso de una ocasión que se evaporó tras un disparo flojo. Respondió Parra para el conjunto blanco obligando al meta visitante a estirarse. Poco después, Enrique volvió a probar al meta de Llerena. Y así, con ataques en ambas áreas, llegó el descanso.

Salió motivado y concentrado el Llerensense ante un Calamonte que mostraba tener todo hecho. Pero el gol de Jesús Toy revolucionó el encuentro. Ahí el Llerenense lo buscó, aunque con escaso acierto. La entrada de Meche en el bando local aportó mordiente a la banda blanca. Entonces llegó Carrasco. El 9 blanco tiró de raza y toque para anotar el definitivo 3-1.

Y el Llerenense siguió intentándolo. Disparó al larguero, encaró por bandas y mostró (y demostró) ganas y calidad. Quiso, pero no pudo. Y no mereció tanto castigo, a pesar de haber regalado posesión y dominio. Le faltó acierto y lectura. Otros, con menos argumentos, arrancaron más en el Municipal. El Calamonte saca cabeza y el Llerenense, que mostró criterio y maneras, sigue en la cuerda del equilibrio.