Cada sanitario ha recibido su carta personalizada / Cedida

El CEIP San José envía cartas de agradecimiento a los sanitarios

La iniciativa fue propuesta por el colegio de Arroyo de San Serván, aunque el de Calamonte ha sido quien más misivas ha mandado

Lydia Sánchez
LYDIA SÁNCHEZ

Muy lejos quedan ya los aplausos a los sanitarios que se repitieron gran parte de las tardes del confinamiento que se decretó en marzo. El agradecimiento, sin embargo, continúa patente, o, al menos, eso es lo que se desprende de la iniciativa que ha propuesto el CEIP Nuestra Señora de la Soledad de Arroyo de San Serván a la que se ha unido también el San José de Calamonte.

Cientos de sanitarios del Hospital de Mérida han recibido una carta personalizada escrita por un escolar como símbolo de gratitud por su labor durante la pandemia. Juan Pablo Marín, director del centro calamonteño, se las entregó ayer a María José Sánchez Melo, directora médica de Atención Especializada del Hospital de Mérida.

El colegio San José ha enviado alrededor de 510 misivas correspondientes con los alumnos con los que cuentan, desde infantil de 3 años hasta 6º de primaria. Es el más numeroso de todos los centros que han participado, en el que, además del de Arroyo, también se encuentran el IES de La Garrovilla, el CEIP Inmaculada Concepción de Torremejía, el Cervantes de Alange y los emeritenses Ciudad de Mérida, Giner de los Ríos, Cervantes y Trajano.

En los textos, los niños agradecieron su labor a los sanitarios (arriba), aunque los más pequeños hicieron, sobre todo, dibujos (abajo a la izquierda). Juan Pablo Marín entregó todas las cartas a María José Sánchez Melo, directora médica del hospital emeritense (abajo a la derecha) / Cedidas

En total, unos 1.500 niños han personalizado sus textos y dibujos para todo el personal hospitalario: desde enfermeros y auxiliares hasta médicos y directivos, entre otros. La actividad, como no podía ser de otra forma, se ha llevado a cabo siguiendo todas las medidas higiénicas y de seguridad establecidas en el plan de contingencia en vigor.

De hecho, las cartas se escribieron cuando el colegio aún se encontraba abierto, poco antes de que el brote de coronavirus se declarase en la localidad. Todos los escolares están dando desde casa su último día de clase de 2020, ya que la educación a distancia se implantó el viernes pasado y se mantendrá hasta el próximo 11 de enero. Además, seis aulas (tres de primaria y otras tantas de infantil) se encuentran aisladas por considerarse contactos estrechos de algún positivo: una se confinó el miércoles; cuatro, el jueves (tres por la mañana y una por la tarde); y la última, el sábado al mediodía.