Perseidas vistas desde la dehesa extremeña. / HOY

Lágrimas de San Lorenzo Dónde y cómo disfrutar de las perseidas en Extremadura

El cosmólogo extremeño Jonás Chaves-Montero da las claves para una mejor observación de las 'Lágrimas de San Lorenzo', que se podrán ver en todo su esplendor los días 11, 12 y 13 de agosto

ÁNGELA MURILLO

Llegan los mejores momentos del año para disfrutar de las perseidas, un fenómeno astronómico que se observa cada verano como consecuencia de la entrada de cuerpos celestes en la atmósfera terrestre. Las noches del 11, 12 y 13 de agosto son las más idóneas para observar este fenómeno.

«Las perseidas son una lluvia de estrellas muy agradecida porque las estrellas fugaces son muy frecuentes y brillantes«, afirma el cosmólogo extremeño Jonás Chaves-Montero, investigador del Donostia International Physics Center.

Técnicamente son meteoros. «Partículas de polvo, trozos de cometas o rocas que van surcando el sistema solar y entran en combustión al interaccionar con la atmósfera. Solo se llaman así en este momento, una vez que tocan la tierra ya pasan a llamarse meteoritos. Los que la tocan, la inmensa mayoría se desintegra en la entrada a la tierra y mueren como meteoros: estas son las estrellas fugaces».

Para disfrutar de las perseidas «recomiendo ir a un lugar con poca contaminación lumínica». Algo realmente fácil porque Extremadura es uno de los lugares privilegiados de Europa para esta práctica por contar con unos cielos estrellados con menor contaminación lumínica.

Alejarnos de los cascos urbanos

Dado el tamaño de las ciudades de la región, para ubicarnos en uno de estos espacios basta con desplazarse a unos pocos kilómetros de los núcleos urbanos.

«Una vez allí, hay que dejar unos minutos que la vista se acostumbre en la oscuridad y utilizar el móvil lo menos posible (para que no nos deslumbre). Por último, si hay luna, intentar no mirar en la misma dirección porque también nos puede deslumbrar, sobre todo si está llena«.

Mirar en dirección noreste

«La dirección a la que hay que mirar es noreste, pero yo no me preocuparía mucho, dado que hay muchas estrellas fugaces pronto descubriremos en la dirección que aparecen».

Sin prismáticos ni telescopio

Por último, Jonás Chaves-Montero aconseja mirar al cielo directamente, a simple vista, ya que los «prismáticos o telescopios reducen el campo de visión y dificultan ver más estrellas».

La mejor hora

En cuanto al mejor momento para disfrutar de este espectáculo natural, el cosmólogo asegura que se puede observar sin problema «desde que hay noche cerrada hasta el amanecer, aunque el 'pico' se da justo antes de la salida del sol».

Miradores celestes

Respecto a lugares específicos, aunque todos los sitios oscuros son buenos, y mucho más en la región, son muy recomendables los miradores celestes de ' Extremadura buenas noches'.

Esta iniciativa de la Junta ha hecho que la región esté dentro de los Destinos Turísticos Starlight. Se trata de lugares visitables, que gozan de excelentes cualidades para la contemplación de los cielos estrellados y que, al estar protegidos de la contaminación luminosa, son especialmente aptos para desarrollar en ellos actividades turísticas basadas en ese recurso natural.

«Estos miradores están preparados con luz roja, que no nos molesta la vista, y también nos muestran las constelaciones, lo que nos sirve para orientarnos en el cielo y saber mejor dónde mirar». El cosmólogo extremeño recomienda orientar siempre la mirada hacia la constelación de Perseo, de ahí el nombre que reciben las también conocidas como 'Lágrimas de San Lorenzo'.

Los miradores se ubican en muy distintos puntos de la región. La Siberia, Granadilla, Olivenza, Galizuela, Monfragüe, Alconchel, La Garganta, la Campiña Sur, la finca la Cocosa (Badajoz), Cáparra, Garciaz, Arroyo de la Luz, El Anillo, La Roca de la Sierra, Fuentes de León o Montánchez.

El martirio en la hoguera de San Lorenzo

La lluvia de estrellas más famosa del año fue relacionada por la iglesia católica desde la Edad Media con las lágrimas que vertió San Lorenzo durante su martirio en la hoguera, un 10 de agosto del 258.

Cada año, desde el 17 de julio al 24 de agosto, esta lluvia de meteoros está activa, aunque la probabilidad de ver meteoros se va incrementando diariamente hasta llegar a su punto álgido. Según qué año, varía entre el 11 y 13 de agosto. Según la IMO, en 2021 su máxima intensidad corresponde a la madrugada del 11 al 12 de agosto. A partir de aquí su intensidad va disminuyendo.