Coronavirus en Extremadura Extremadura registra 24 muertes, 10 más que hace una semana, y 126 ingresados

Es el número de fallecidos en 7 días más alto en dos meses y medio | La región acumula 2.335 víctimas mortales por el virus desde el inicio de la pandemia

Tania Agúndez
TANIA AGÚNDEZ Badajoz

Extremadura ha registrado 24 muertos con covid-19 en la última semana, lo que eleva a 2.335 el número total de víctimas mortales en la región desde que comenzó la pandemia. El número de fallecidos por el virus en estos últimos siete días es significativo ya que son 10 más que la semana anterior, cuando se registraron 14. De hecho, es el dato más alto de muertes de los últimos dos meses y medio. Para encontrar una cifra por encima de la veintena de fallecimientos habría que remontarse a finales del mes de febrero.

La semana previa (entre el 30 de abril y 5 de mayo) se comunicaron 14 muertes, al igual que la semana anterior a ese periodo (del 22 al 29 de abril). Las demás semanas del mes de abril y marzo se contabilizaron entre 7 y 14 fallecimientos semanales.

Cabe recordar que durante las últimas semanas los contagios han ido subiendo debido al fin de las restricciones, el aumento de la movilidad y la mayor actividad social de los extremeños. A las pocas semanas también empezó a notificarse un incremento de ingresos hospitalarios de pacientes infectados y, como consecuencia de esta evolución, es ahora cuando se ha comunicado este pico de fallecimientos.

Según recoge el último informe aportado por Salud Pública, todas las personas que han fallecido con el virus desde el viernes estaban vacunadas y sus edades oscilan entre los 59 y los 101 años.

En concreto, el virus se ha cobrado la vida de un hombre de 59 años de Badajoz, otro hombre de 68 años de Almendralejo; una mujer de 76 años de Villanueva de la Serena; otra mujer de 77 años de Valle de la Serena; una mujer de 78 años de Montehermoso; un hombre de 84 años de Esparragalejo; una mujer de 85 años de La Cumbre; un hombre de 86 años de Cáceres; otro de 87 años de Granja de Torrehermosa; una mujer de 88 años de Castuera y otra de esta misma edad de Castilblanco; un varón de 89 de Barcarrota y una mujer de esta misma edad de Almendralejo; una mujer de 91 años de Villafranca de los Barros, otra de esta misma edad de Alcuéscar y otra de los mismos años de Don Benito; un hombre de 92 años de Casar de Palomero y otro de esta misma edad de Serrejón; un varón de 93 años de Almendralejo y otro de la misma edad de Puebla de Sancho Pérez; una mujer de 94 años de Almendralejo y un hombre de la misma edad de Quintana de la Serena; una mujer de 97 años de Cáceres y un varón de 101 años de Castuera.

La cifra de hospitalizados en la región, que también ha ido en aumento durante las últimas semanas, se ha moderado ligeramente. En estos momentos, en los hospitales de Extremadura hay ingresadas 126 personas con covid-19, nueve menos que el jueves pasado. De ellos, 30 pacientes están ingresados en el área de salud de Cáceres, que ahora mismo es la que más presión hospitalaria registra. Otros 28 contagiados están siendo atendidos en el área de salud de Mérida. El área de salud de Plasencia tiene 17 pacientes ingresados. Otros 15 enfermos están ingresados en el área de salud de Badajoz. El área de Don Benito-Villanueva de la Serena tiene 14 pacientes hospitalizados. En el área de salud de Navalmoral de la Mata hay ocho pacientes ingresados por covid-19, la misma cantidad que en el área de Coria, mientras que el área de Llerena-Zafra tiene seis pacientes ingresados.

De las personas que permanecen hospitalizadas, tres continúan en UCI, las mismas que la semana pasada. Dos en el área de Mérida y uno en la de Cáceres.

Incidencia acumulada

La incidencia acumulada a los 14 días en la región en mayores de 60 años sigue escalando cumpliendo ya un mes de permanente aumento. A día de hoy se sitúa en 1.547 casos por cien mil habitantes a los 14 días y a los 7 días en 792. Las cifras de estos indicadores se han triplicado en un mes. En concreto, el día 12 de abril estos parámetros marcaban 559 casos por 100.000 habitantes a 14 días y 198 a 7 días.

Cabe recordar que durante la última semana del mes de marzo se puso en marcha la nueva estrategia de vigilancia y control frente a la covid-19, que consiste en el cambio de la medición de la infección por coronavirus. Desde entonces no se contabilizan los positivos asintomáticos o con síntomas leves y solo se controlan los casos graves, las personas vulnerables así como al personal del ámbito sociosanitario.

Por esta razón, los informes que publican tanto Salud Pública como el Ministerio de Sanidad no incluyen ya los casos positivos que se producen en la población general y las cifras de incidencia acumulada son las referidas a las personas mayores de 60 años.

Además, la evolución de la pandemia y la altísima cobertura vacunal ha hecho que se produzca una 'gripalización' de la covid-19. Se han ido eliminando restricciones, se han abandonado la realización de pruebas diagnósticas, se han acabado con los aislamientos y el pasado 20 de abril la mascarilla dejó de ser obligatoria en interiores. Aunque no hay que olvidar, eso sí, que hay algunas excepciones establecidas por los expertos de la Ponencia de Alertas. La imposición de esta protección se mantiene para los hospitales (tanto en trabajadores como en ingresados si comparten zonas comunes), las residencias de mayores (no para los residentes, pero sí para trabajadores y visitantes) y el transporte público. Además, se recomendará un «uso responsable» en la población vulnerable, cuando no se pueda guardar un metro y medio de distancia de seguridad y en lugares donde no exista una buena ventilación.