Juan Marrero, entrenador del Montijo / HOY

El Calamonte frena al Montijo, que cede sus primeros puntos

ALEJANDRO VILLALOBOS Calamonte

En un bello pergamino defensivo, el Calamonte frenó la manita de victorias de un líder Montijo que sigue firme con su mirada desde lo más alto del pedernal, pero que fue incapaz de abrir el cerrojo blanco en el que dijo su míster, Juan Marrero, pudo ser su peor partido ofensivo de la temporada.

0 Calamonte

Fuentes; Marco, Villegas, Juanan, Alexis; Isaac (Rivero, min. 62), José Luis; Berna (Enrique, min. 62); Kike Roldán (Carrasco, min. 74), Lawal (Diego, min. 74); y Tarik.

0 Montijo

Tienza; Chechu, Eric, Javi Chino, Gideón; Clavería (Rodao, min. 55); Gianoli (Rosado, min. 74), Samu Manchón; Ginaid, Pancho (Coronado, min. 55) y Juanpe (Albarrán, min. 86).

  • Árbitro: Fuentes Pérez. Enseñó cartulina amarilla a Isaac, Marco y Enrique en el Calamonte, y a Gianoli, Juanpe, Samu González y Albarrán en el Montijo.

  • Incidencias: Municipal de Calamonte. Unos 200 espectadores.

Valiente inauguró el discurso el cuadro anfitrión dentro del primer minuto en actitud arrogante de Quique ante la tapia rojinegra. El vendaval por la izquierda, Juanpe, subió el mercurio en el verde y la grada, pero pateaba firme Fuentes. Berna enseñó su DNI en un remate cándido que apenas inmutó a Tienza (min. 8) y al filo del cuarto de hora, el joven valor en el lateral, Marco, rebañó un disparo de Juanpe. Gianoli, probó desde la frontera del área pero con más fe que tino. El duelo vivía bajo un denominador común: la igualdad, con los pupilos de Juan Marrero apostaban en su ruleta a balones largos y buscar el fallo que jamás llegó de la zaga local. Los laterales anfitriones, un serio y correcto Alexis, en la izquierda y Marco, algo más descarado en su avance, fijaban bien a los atacantes rojinegros. Clavería vivió unos minutos de protagonismo con sendos remates en el ecuador del primer acto y el tono colectivo en el juego bajó un par de tonos. Se consumía la primera parte y lo hacía con un testarazo que no pudo concretar en boca de gol Eric.

La reanudación trajo consigo a un Calamonte que buscó el costado diestro viendo los males de Gideón, más ofensivo de lo que requería la situación. El exrojinegro José Luis chutaba por encima del travesaño (min. 52) y Marrero movía el banco con Coronado y Rodao. El míster local, Ortiz, al ver el atasco rival, dio aire nuevo y brasas con el fuego impuesto por Enrique y Pildo. Insufló verticalidad y rapidez en banda y trajo de cabeza a la cuadrilla visitante. La madera salvaba al Calamonte (min. 70) y, sin respiro, Roldán disparaba al cielo. Pisaban verde Carrasco y Diego, y los diez minutos finales tuvieron color local.