El Calamonte rescata un punto en casa ante un Valdivia que va a más

Jorge Caballero y Vicente pugnan por un balón./::DELGADO
Jorge Caballero y Vicente pugnan por un balón. / ::DELGADO

A una primera parte con mucho juego de centro de campo le siguió una segunda mitad donde ambos pudieron ganar

FELIPE J. DELGADO

Que el Valdivia esté en la parte baja de la tabla podría explicarse por el calendario (Cacereño, Mérida, Coria, Plasencia, Moralo.), mientras que el hecho de que el Calamonte esté en la parte media, se comprende por los empates (nueve en total, seis de ellos en casa, donde aún no conoce la victoria). Pero el encuentro de ayer tuvo varios partidos dentro de los 96 minutos.

Si en la primera parte (en la que el Calamonte tuvo la posesión y el Valdivia el posicionamiento y el contraataque) ambos conjuntos se midieron como dos leones a los que aún les queda lograr fiereza y desarrollar garras, en la segunda mitad, los papeles se invirtieron y variaron. Mejor el Valdivia en la reanudación, lo que motivó cambios en el once blanco que, paradójicamente, posibilitaron los mejores minutos de los visitantes (dos goles en apenas diez minutos). Y después, la garra, el tesón, el orgullo herido de un Calamonte liderado por Carrasco, quien puso cordura, ganas y un gol para celebrar su 36 cumpleaños. Y un juego más vertical con un Peñato que sólo tenía los tres palos entre las cejas, y que logró el empate casi en el 90 y a punto estuvo de lograr el de la victoria. Y Juanan, que nunca perdió ni 'el tempo' ni el control.

Pero claro, el Valdivia tenía a Kali (el lateral izquierda que marcó actuando de extremo derecha), a Farfán (omnipresente) y a Israel, que no daba un balón por perdido. Y si la primera parte estuvo marcada por el juego con aproximaciones del Calamonte y la defensa de los de Richi robando y saliendo en tromba, la segunda mitad pudo ser cualquier cosa. Acabó en empate como pudo terminar en victoria para cualquiera de los dos equipos. 50 minutos de latigazos. Primero azotó el Valdivia, que dio un paso adelante y tomó la iniciativa. Una pérdida de balón en la zona de creación blanca acabó con el 1-0. Magistral Kali regateando a un Isra que dio muestras de ser algo más que el segundo portero blanco. El 2-0 llegó siete minutos después, tras una internada por banda y un balón que Isra tocó sutilmente evitando al meta local.

La reacción blanca no se hizo esperar. Alberto Ortiz, con una inédita alineación, metió pólvora en el campo: Erik se sumaba a Peñato y a Carrasco. Y así, con verticalidad, llegó el 1-2. Carrasco bajó un balón de la estratosfera y, sin miramientos, perforó la red de Joaqui. El empate llegó por la izquierda. Peñato paró el esférico, miró y la puso en la escuadra contraria. Con cinco minutos de añadido, los blancos la tuvieron, pero ya no se movió el marcador (2-2).

 

Fotos

Vídeos