Una enfermera realiza una prueba de antígenos. / HOY

Las muertes por covid en la región se duplican una semana después de retirar las mascarillas

El número de hospitalizados en el área de Cáceres se multiplica por siete desde el pasado 14 de abril

Carlos Moreno
CARLOS MORENO

Hace poco más de una semana cayó la restricción de llevar máscarillas en interiores y, según los epidemiólogos, que este miércoles reclamaron prudencia ante el aviso de que un aumento de cifras podría hacer que recuperemos el tapabocas, ya deberían notarse los efectos de esta medida, que se suma al aumento de la movilidad generado por las vacaciones de Semana Santa. En Extremadura la incidencia acumulada entre los mayores de 60, ya no se calcula por debajo de esa edad, ha subido en los últimos siete días 363 puntos, situándose en los 1.170,37 casos por cada 100.000 habitantes. Si comparamos los datos con los días previos a Semana Santa, la tasa prácticamente se ha duplicado, ya que esta cifra se situaba entonces en los 634 casos.

En cuanto a la incidencia a siete días, la que marca la tendencia de las próximas jornadas, esta se encuentra en los 762,97 casos, por encima de la mitad de la de dos semanas, lo que indica que la velocidad de contagio del virus aumenta.

Otro de los valores que se ha duplicado con respecto a la semana anterior es la cifra de fallecidos. Extremadura ha notificado catorce desde el pasado jueves, día 21. Tenían edades comprendidas entre los 58 y los 97 años y, excepto uno, se encontraban vacunados. Estas muertes hacen que el total de víctimas desde el inicio de la pandemia se sitúe en 2.297 personas.

Por áreas, Badajoz ha registrado dos muertes; en concreto dos mujeres, una de 64 años de la capital pacense y otra de 84 de La Albuera.

Mérida ha comunicado cinco; cuatro mujeres, una de 75 años de Guareña, otra de 91 de La Coronada, otra de 87 de Mérida y una última de 90 de Almendralejo, y un hombre, de 93 años y de la capital autonómica.

Plasencia ha notificado la muerte de dos hombres; uno de 97 años de Barrado y otro de 58 de Hervás.

Cáceres ha informado de tres fallecimientos, en concreto, tres hombres de 73, 88 y 84 años, los dos primeros de Cáceres y el último de Casas de Don Antonio.

Por último, Don Benito-Villanueva ha indicado el fallecimiento de una mujer de 86 años de Don Benito y el área Coria, el de una mujer de 95 años de Gata.

En cuanto al número de hospitalizados por el coronavirus en la región, se mantiene en 98, igual que hace siete días, de los que cuatro se encuentran en UCI. En el informe del 14 de abril, según el balance de la situación epidemiológica en la comunidad emitido por Salud Pública, había 62, es decir, 36 menos. Este aumento se explica por la movilidad que se produjo durante la Semana Santa.

Se multiplican por siete en Cáceres

La zona sanitaria de Mérida es la que más enfermos de covid atiende, 21 hospitalizados. Le siguen Cáceres y Badajoz (20), Plasencia (13), Don Benito-Villanueva (12) Llerena-Zafra (8), Coria (3) y Navalmoral de la Mata (1). En este punto destaca el aumento que se ha producido en el área de Cáceres, donde el número de ingresados casi se ha multiplicado por siete, pasando de tres el pasado 14 de abril a 20 este jueves.

El vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, ha subrayado que no hay «duda ninguna» sobre que la incidencia de covid-19 ha aumentado tras la Semana Santa pero ha subrayado que Extremadura se mantiene en el nivel más bajo de riesgo, por lo que ha insistido en reclamar un «uso responsable» de las mascarillas para que no aumenten las hospitalizaciones.

«Se nota el efecto de Semana Santa», ha reconocido Vergeles, quien ha recordado «el virus no se ha ido», pero que la variante actual provoca síntomas leves y hay un porcentaje de población vacunada «muy importante», por lo que defiende la decisión de poner en marcha la nueva métrica para controlar la evolución de la pandemia.

En todo caso, ha reconocido que habrá un aumento de la incidencia tras la Semana Santa, «sin duda ninguna», porque ha habido una movilidad «muy importante», pero sobre esta cuestión ha refrendado que era «necesario» porque «la sociedad lo estaba reclamando», y no solo verbalmente, sino también, ha dicho, «a través de muchos de los síntomas y de la fatiga que tenían».

Falta de datos

La nueva forma de calcular la incidencia y el conteo solo de los casos graves que se da en la mayoría de países ha hecho que la Organización Mundial de la Salud (OMS) se queje de la falta de datos de incidencia de la pandemia. En el caso de nuestro país, Vergeles ha aseverado que no es el caso de España, «que tiene un sistema de información en el que se vierten los datos epidemiológicos de forma continua aunque no se hagan públicos».

En esta línea, ha considerado que ahora es más importante centrarse en los casos graves y no es dar información sobre los nuevos contagios porque la gente empieza a estar harta de «tantas desgracias» todos los días, por lo que no cree que se vuelva a la fórmula anterior de recuento diario de casos porque los técnicos no han hecho ningún planteamiento en este sentido.

Vergeles espera que Paxlovid se pueda dispensar en las farmacias «cuanto antes»

El vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, espera que el nuevo medicamento contra la covid-19, Paxlovid, se puede dispensar «cuanto antes» en las farmacias a la población en general, pero ha advertido que esto no debe reducir el ritmo de vacunación porque las vacunas «han sido nuestra fortaleza y nuestra esperanza» frente a la pandemia.

Vergeles ha recordado que el Paxlovid actualmente está disponible en los hospitales y se administra a los enfermos ingresados según criterios clínicos, por lo que ha confiado en los profesionales sanitarios a la hora de recetar esta medicina ajustándose al protocolo marcado por la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

«Seguiremos fomentando que en aquellos casos que esté indicado por protocolo se utilice porque ayuda a evitar la enfermedad grave y el fallecimiento», ha subrayado el consejero, que ha recordado que «cada vez son menos» los casos que acaban en la UCI y los ingresos hospitalarios se hacen con criterios de «mucha seguridad».

Así, ha explicado que de las 86 personas que hay ahora mismo ingresadas en hospitales de la región, si se fuera estricto a los criterios de ingreso se podría decir que una buena parte de esas personas «no estaría ingresada por Covid, sino con Covid» y «eso hace que la utilización del medicamento esté siendo menor, pero es una herramienta que tenemos ahí y tenemos que utilizar».

«Como todo lo nuevo suele tener una serie de resistencias a prescribirse por parte de los profesionales pero hay unos protocolos claros», ha incidido el consejero a preguntas de los medios este jueves sobre la escasa utilización de este nuevo medicamento en los hospitales extremeños.

Vergeles ha reconocido que serán necesarios los nuevos medicamentos como herramientas farmacológicas para poder tratar la enfermedad de Covid-19 «porque no se va a poder combatir solo con la vacunas», pero ha insistido en que la vacunación debe continuar según se estipule por parte de las autoridades sanitarias.

Cabe recordar que Paxlovid es el nombre comercial del fármaco frente al SARS-CoV-2 desarrollado por la compañía Pfizer. Es el segundo antiviral oral disponible frente a este coronavirus.