Algunos voluntarios esperan su PCR a las puertas del pabellón Laura Campos / Lydia Sánchez

Finaliza el cribado en Calamonte

De momento, solo se conocen los resultados de la mitad de los 600 que se han hecho la prueba, de los cuales se ha contagiado un 5'7%

Lydia Sánchez
LYDIA SÁNCHEZ

Hoy se han llevado a cabo las últimas 300 PCR del total de 600 con las que contaba el cribado que se ha hecho en Calamonte. De momento, solo se conocen los resultados de la mitad de los que se han hecho el test. A los 5 positivos notificados ayer, hoy hay que añadirle 12 más, lo que significa que un 5,7% de la mitad de los voluntarios se han contagiado, si bien cierto que todavía no se conocen los datos exactos del cribado y el porcentaje puede variar un poco, ya que estos últimos días también se han seguido haciendo pruebas a contactos estrechos ajenos al estudio.

Se trata de un número algo más alto del que aguardaban tanto Salud Pública como el propio Ayuntamiento, ya que, según Andrés García, concejal de Sanidad, un 3% es el dato que suele esperarse en cribados realizados en este tipo de enfermedad . Antes de conocer los resultados de hoy, García valoraba positivamente los primeros datos. Dada la elevada cantidad de contagios detectada con los primeros contactos estrechos, se esperaba que rondasen el 5%, una cifra que finalmente ha acabado alcanzándose con los positivos registrados este lunes.

Magdalena Carmona, alcaldesa de la localidad, coincidía con su compañero. Le sorprendió «para bien» que solo un 3'4% del primer grupo de voluntarios se hubiese contagiado y deseaba haber escuchado esa misma noticia también hoy, pero no ha podido ser: un 8% de personas de la segunda tanda han resultado ser positivo.

Todavía no sabe si el municipio que dirige acabará siendo confinado en los próximos días. La última información que ha recibido es la misma que el resto de ciudadanos extremeños: la rueda de prensa que dio ayer el consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles. «Nosotros llevaremos a cabo todas las medidas que vengan establecidas por las autoridades sanitarias, como no puede ser de otra manera, pero estamos en espera, aunque sé que, en cuanto la incidencia suba, rápidamente tomarán medidas más determinantes», cuenta la regidora.

Las últimas pruebas se han realizado en el pabellón municipal Laura Campos, al contrario que las dos primeras partidas, que se efectuaron en las instalaciones emeritenses de Ifeme. Para solicitarlas, los calamonteños tuvieron que acercarse el viernes en persona a la Casa de la Cultura, una decisión que causó cierto revuelo. «Nosotros nos reunimos con el centro de salud y con personas del Hospital de Mérida y se dijo que se hiciese así porque había que tomar muchísimos datos. Pusimos todos los medios y recursos que tiene el Ayuntamiento de Calamonte a disposición de Salud Pública y salió todo bastante bien, no hubo ningún problema», expone Carmona.

Además de las posibles aglomeraciones que finalmente no tuvieron lugar, algunos voluntarios se quejaron de la lentitud del proceso. No es el caso de Domingo Fernández, que entiende que el registro de la información requiere su tiempo. Él decidió solicitar una de las pruebas «por seguridad», ya que solo sale de casa un par de horas por las mañanas para mover las piernas alrededor del pueblo.

Fernández no cuelga la responsabilidad de la situación a los pasajeros de la expedición capilar a Turquía. «Lo veo absurdo. Antes del viaje ya había un brote aquí, lo que pasa que ahora es muy fácil echarles la culpa a ellos», comenta sin dejar de hacer hincapié en que también le parece una «tontería» lo que los afectados del viaje dicen sobre el chófer que dio positivo: «¿Qué conductor de una empresa de autobuses no se hace antes una PCR?».

María José Galán y Toni D.G., vecinas del municipio (aunque esta última prefiere no dar sus apellidos) que también se hacen la prueba por mera tranquilidad, opinan parecido. «No son ellos solos, ha habido más brotes. Si es verdad que a lo mejor no tendrían que haber ido ahora y deberían haberse esperado, pero ellos han hecho el viaje con sus papeles bien y no son los únicos que están contagiados», dice la primera. Toni, por su parte, también destaca que «nadie tiene la culpa; no es por el fútbol, ni por los pelos ni por nada, nos ha tocado como nos puede tocar la lotería mañana, lo que pasa es que coinciden unas cosas con otras y siempre tenemos que buscar al culpable». A ella, lo que de verdad le ha molestado ha sido la «informalidad» por parte de los sanitarios que debían realizar los test PCR, quienes, según ella misma ha presenciado, han llegado a las 17.20 horas cuando deberían haber empezado a las 16.30.

En redes sociales, sin embargo, se han vertido numerosos comentarios acusando a los viajeros de desatar una complicada situación sanitaria en la localidad. Magdalena Carmona trata de poner paz entre todos los ciudadanos indicando que no hay que «estigmatizar ni criminalizar a nadie» porque se ha comprobado que los positivos vienen de vías «muy distintas». De momento, Salud Pública todavía no ha dictaminado los orígenes del brote en el que ahora mismo se encuentra inmerso Calamonte y es probable que, debido a su diversidad, tarde todavía un tiempo en hacerlo.