Alejandro, un ejemplo para su hermana pequeña

Bernardo Sánchez nos cuenta la historia de su hijo Alejandro

Alejandro, junto a sus compañeros de clase

Así fue. Al día siguiente, bien temprano (la gente que trabaja en el campo madruga mucho) nos envió este texto que, a continuación, reproducimos tal cual nos los envió.

Conoce mejor la discapacidad

"Mi hija, Rosalía, tiene cinco años. De ella, se podría decir que es una chica normal.

Va al colegio público, como los demás chicos, generalmente de la mano de su hermano Alejandro, quien con ocho años la guía por pasillos para que ella no se pierda entre las aulas.

Este verano, estuvo aprendiendo a nadar. Le enseñaba Alejandro, quien, pese a su corta edad, es un consumado nadador.

A Rosalía le gustan los "dibus", como al resto de niños de su edad. Alejandro, con maestría, le selecciona los canales de televisión que a ella más le gustan.

A decir verdad..., hay que reconocer que..., como hermanos, se tienen una gran y recíproca empatía.

¡Ah, se me olvidaba!

Alejandro..., tiene Síndrome de Down."

"Bernardo te invita a pensar".

Este es el texto. Considerábamos, no ya pertinente publicarlo, sino necesario. La visibilidad y la normalización de este tipo de discapacidades, de diferencias, ha de ser tarea de todos. Y construir entre todos un mundo mejor ha de ser el camino y no solo la meta. 

Queríamos añadir una fotografía al texto. Y como han sido carnavales, ofrecemos una imagen de Alejandro Sánchez con todos sus compañeros de clase, que son los primeros en ayudarle cuando lo necesita. Ellos, a cambio, reciben el cariño y la amistad de Alejandro.