"El carnaval es un veneno del bueno"

PREGONERO Con mayúsculas. Como su presentación, como su pregón: grande

Lucio, durante el pregón junto a Candi, Manolín, Samuel y José "Cata", entre otros
Lucio Fernández ha sido EL PREGONERO del carnaval

Lucio es carnavalero. Ha sido (y es) uno de los rostros más conocidos y más visibles del carnaval calamonteño, junto a algunos de los que quisieron subirse a las tablas con él durante el pregón y, cómo no, forma parte de la historia de nuestro carnaval junto a Castúos, Rabúos, Papelillos...

Lucio es muchas cosas en carnaval. Pero, sobre todo, es letrista. "Y de los finos", dice su amigo Jose "el Cata" detrás de la barra de La Olla Gorda, quien también quiso compartir ese pellizco de arte que fue el pregón, que bien podría haber sido un espectáculo aparte, fuera, incluso, de la actuación. Un día antes, incluso. Porque tuvo entidad propia y suficiente para ello. Y más aún porque apareció "Favole", comparsa revelación del carnaval romano a quien Lucio ha escrito letras este año.

"En las letras, yo no digo lo que siento o pienso y dejo que los demás lo digan. No. Trato de escribir algo que, considerando el tipo, llegue y diga algo que los demás sentirán", afirma Lucio. "Yo solo soy el letrista, ya ves tú", afirma en tono modesto (y sincero y humilde).

"Pa mí, lo más grande es Mari Tere", sentencia rotundo (y algo emocionado aunque lo niegue). "Es mi mejor y mayor crítica y casi siempre acierta y, si no lo hace, también lleva razón". Y esboza una sonrisilla de esas que dicen mucho sin decir ná.

"Lo primero es el tipo. Lo fundamental es ver desde dónde dice uno las cosas, para ver cómo las vas a decir, señala". "Mira", me dice, "el carnaval, la actuación de una murga o una comparsa, es como un periódico y en 20 minutos tienes que contar la vida y lo que hay; con ironía, con crítica... pero con educación y sin faltar", dice levantando el dedo índice derecho hacia arriba.

"Y del Carnaval de Calamonte, ¿qué quieres que te diga? Es mi carnaval, es el que entre todos hemos hecho. Y nos debemos sentir orgullosos de él. Todos. Además, si me preguntas qué le deseo al carnaval, es bien fácil: larga y fructífera vida al carnaval de Calamonte, del que estoy encantao", concluye.

"¿Tú sabes quién es ese?", me preguntan cuando acabo la entrevista. "Sí, claro", respondo; es Lucio "Viborilla". "No", me responden tajante. "Ese es la Rocío Jurado del carnaval de Calamonte. ¿Y sabes por qué? Porque Lucio, pa esto, también es la más grande".