Un momento de la representación de escenas. / Cedida

'El hijo de la sombras' cobró vida durante su presentación

Ana Isabel Padilla Macías
ANA ISABEL PADILLA MACÍAS Calamonte

El pasado viernes, día 2 de diciembre, la Biblioteca Pública Municipal de Calamonte acogió la presentación literaria 'El hijo de las sombras', de la calamonteña Maribel Carvajal, un acto organizado por la Concejalía de Educación, Cultura y Comunicación de Calamonte a través de su Biblioteca Municipal.

El acto fue abierto por la concejala de Educación, Cultura y Comunicación del Ayuntamiento de Calamonte, María Caballero García, y presentado por la responsable de la biblioteca municipal, Clara Fernández Zamora, con la colaboración de María Eugenia Sánchez Moñino, miembro del Club de Lectura de Calamonte.

La concejala, María Caballero, abrió el acto reconocimiento a la autora y su gran trayectoria como escritora.

Además, durante el acto se llevaron a cabo varias lecturas teatralizadas de pasajes de la obra por parte del Grupo de Montaje Teatral del la UPPM de Calamonte, dirigidos por María José Guerrero Cestero.

Maribel Carvajal, como señaló, se sentía feliz «porque nunca había celebrado una presentación con este formato» y le encantó la originalidad y le emocionó mucho escuchar y ver representados sus textos en las escenas, que cobraron vida deleitando al público asistente en un acto emocionante.

Maribel Carvajal es una escritora que cuenta con una gran trayectoria. Sus comienzos, en 2016, fueron con la novela 'La ciudad de los libros prohibidos', seguida por 'El imperio de la religión verdadera' en el año 2019 y que ya va por su segunda edición.

Por su parte, 'El hijo de las sombras', del presente año 2022, ha sido finalista en el VIII Premio Alexander Dumas, de novela histórica.

Sinopsis:

En el año 580 de nuestra era, la felonía más hiriente se consuma: Hermenegildo, primogénito del rey visigodo Leovigildo, se subleva contra él. Con el trasfondo de la inevitable guerra por el poder entre padre e hijo, un asombroso juego de espejos permite al lector ser testigo de las vicisitudes de Vigorti para resarcir la memoria de su padre. En la corte toledana, la vida del monarca peligra por las intrigas familiares y de su círculo más íntimo, y por una lucha por la supremacía religiosa entre arrianismo y catolicismo que amenaza la convivencia en el reino visigodo.