Felicidad en el Calamonte por su triunfo en Miajadas. / @CCALAMONTE

El Miajadas pide perdón por el 0-4 ante el Calamonte

CELIA GARCÍA CALAMONTE.

La plantilla del Miajadas ha pedido perdón al club y a su afición por su actuación en el partido deste domingo ante el Calamonte, que se ha saldado con una dura derrota de 0-4 por méritos propios por parte de los de Aitor Bidaurrázaga, quien ha señalado que «han manchado el escudo».

0 MIAJADAS
0 CALAMONTE
  • CD Miajadas: Rosiña; Neiva, Ramiro (Manu Olmos min. 75), Mané, Charly (Jesús Rubio min. 46), Mati, Rubén Pezón (Jesús Búrdalo min. 46), Falé (Gabri min. 80), Jaime Cañamero, Fran Cano, Roberto Chiscano (Aarón min. 65).

  • CD Calamonte: Fuentes; Villegas, JuanFe, Pity (Kevin min. 80), Calatrava, Berna, Juanan, Enrique, Kike Roldán (Carrasco min. 73), Bermúdez (Zidane min. 70), Disbert (Daniel min. 80).

  • Goles: 0-1: Disbert, min. 14. 0-2: Bermúdez, min. 33. 0-3: Kike Roldán, min. 36. 0-4: Pity, min. 49.

  • Árbitro: Aparicio Álvarez (Don Benito). Amarilla a Chiscano del CD Miajadas; y a Zidane del CD Calamonte.

  • Incidencias: Estadio Municipal de Miajadas, 300 espectadores.

Aunque el encuentro comenzaba flojo por ambas partes, el marcador se abría con un gol de Diosbert en el minuto 14 a través de un gran agujero en la defensa miajadeña. Tan sólo un minuto más tarde, con un Calamonte ya envalentonado, Berna se enfilaba hacia la portería de Rosiña, que salía al borde del área para atrapar el balón.

Bidaurrázaga pedía confianza a sus jugadores, y no se podía decir que el Miajadas no lo estuviera intentando, pero le faltaba fuerza, cabeza, temple,... resultados.

El segundo tanto del partido llegaría en el minuto 33 de pies de Bermúdez por la escuadra, un golazo de manual frente al que el guardameta local no podía hacer absolutamente nada. Y ahí se desencadenaba la confusión y el nerviosismo que acompañaría a los locales.

Sin embargo, y tan sólo tres minutos después, Roldán utilizaba una vaselina para hacer llegar de nuevo el esférico a la red de Rosiña sin que los centrales miajadeños hicieran nada por evitarlo. Llevando al descanso un marcador a 0-3 y un Miajadas hundido, con su afición pidiéndole ganas a gritos.

Por si el partido no estuviera ya sentenciado, a tan sólo cuatro minutos del comienzo de la segunda parte, un pase de Disbert a Pity, que se encontraba cara a cara con Rosiña, ponía el sonrojante 0-4 definitivo al marcador con un gol en corto.