El paro sube en 2.527 extremeños durante octubre

El número de afiliados a la Seguridad Social bajó en la región en 745 durante el mes pasado

Luis Expósito / agencias
LUIS EXPÓSITO / AGENCIAS Badajoz

Octubre es uno de los peores meses para el empleo. Las labores agrícolas prácticamente han acabado y lo mismo pasa con muchos de los contratos vinculados al turismo y la hostelería. Este 2021 no fue una excepción, y el pasado mes dejó 2.527 extremeños más en la cola del Sexpe. 

A pesar de ser una cifra llamativa, lo cierto es que el incremento es menor de lo normal. De hecho, es el mes de octubre con menor subida desde el año 2013.

Sin embargo, mientras el paro subió en la región (con un incremento porcentual del 2,76%), descendió en el conjunto del país el 0,02%.

Según los datos hechos públicos este miércoles por el Servicio Estatal Público de Empleo (SEPE), Extremadura cerró octubre con 94.207 parados, que son 14.881 menos de los que había el año pasado por estas mismas fechas. El descenso porcentual (del 13,64%) es ligeramente inferior al del conjunto de España (14,87%). 

Si la próxima campaña de Navidad no lo remedia, el carácter estacional del mercado laboral español y extremeño marcan que el paro seguirá creciendo hasta la próxima primavera, cuando se reactivan las labores agrícolas y de la industria que llevan aparejadas.      

Todos los sectores registraron  malos datos, especialmente la agricultura (1.116 parados más) y los servicios (785). Industria (457), colectivo de sin empleo anterior (125) y construcción (44) también vieron cómo subía el paro.

Los datos de afiliación a la Seguridad Social tampoco son positivos. Durante octubre Extremadura perdió 745 trabajadores dados de alta (-0,18%), un descenso que contrasta con el crecimiento del 0,82% registrado en el conjunto de España. 

Ahora mismo en la región hay cotizando 404.155 extremeños, que son 9.671 más de los que había el año pasado por estas mismas fechas (+2,45%). 

En cuanto a los contratos, en octubre se firmaron 53.567, 5.307 menos que en septiembre (-9,01%). Sin embargo, fueron 9.874 contratos más que en octubre de 2020, (+22,6%).

Reacciones

Jesús Seco, Director general de Planificación y Evaluación de Políticas Activas de Empleo de la Junta, destacó que «nunca Extremadura había contado con tantos empleos en un mes de octubre de toda la serie histórica».

Según explicó, el aumento del desempleo se debió fundamentalmente a la finalización de los contratos en actividades como la industria manufacturera, con 1.007 empleos menos, y Sanidad y Servicios Sociales, con 1.719. Además, los afiliados al Régimen general de la Seguridad Social se redujeron igualmente en este mes es un 0,62% (-1.613).

En la parte positiva, Seco valoró que Educación creó en octubre 1.787 nuevos empleos, mientras que el Régimen Especial Agrario sigue incrementando sus afiliados, en concreto, un 1,42% (+818). 

Laureano León (PP) consideró que los datos muestran un «deterioro de casi todos los parámetros» y demandó apoyar al sector privado para que se pueda crear empleos «dignos y de futuro».

León lamentó que octubre haya dejado el segundo peor dato de toda España e indicó que este hecho debería preocupar y ocupar a cualquier responsable público de Extremadura.

Igualmente, David Salazar (Ciudadanos) lamentó que la región vuelva a la «cruda realidad» y aseguró que las recetas de la Junta no valen para frenar el desempleo. Recalcó que «se acabaron las palmaditas en la espalda» y se vuelve a la «cruda realidad».  

Joaquín Macías (Unidas por Extremadura) consideró que es un dato malo la subida del paro después de meses de recuperación, motivada en parte, por la finalización de los contratos en el sector servicios y de campañas agrícolas.

El sindicato CC OO de Extremadura apuntó que los datos negativos  «tienen mucho que ver con la excesiva temporalidad y precariedad del mercado de trabajo regional, dependiente del mayor peso de sectores como el agrícola o servicios, que tienen un componente de fuerte estacionalidad».

UGT opinó que si la región quiere conseguir un crecimiento económico inclusivo y sostenible a largo plazo, éste debe basarse ineludiblemente en la generación de empleo de calidad, y ello exige la derogación de la reforma laboral de 2012 y contar con un impulso decidido a las políticas activas de empleo.

Finalmente, Jaier Peinado, de la patronal Creex, afirmó que ya había «advertido de que los datos de meses anteriores que nos tenían en una nube obedecían a un rebote de la economía al finalizar las restricciones, y ahora las cifras de paro registrado nos devuelven a la cruda realidad». Los datos macro tampoco están ayudando, según Peinado, ya que el crecimiento del PIB se ralentiza mientras se encarecen las materias primas y la energía.