La venta de cigarrillos sube en la región por primera vez en diez años

En la comunidad se vendieron de enero a agosto de este años más de 36 millones de cajetillas./HOY
En la comunidad se vendieron de enero a agosto de este años más de 36 millones de cajetillas. / HOY

El SES está a la espera de recibir indicaciones sobre cómo recetar financiado el 'Champix', el fármaco para dejar de fumar más popular

Antonio J. Armero
ANTONIO J. ARMEROCáceres

Las ventas de cigarrillos han subido en Extremadura por primera vez en la última década. Lo han hecho en un 0,8%, al pasar de 35.810.322 cajetillas de 20 unidades despachadas de enero a agosto de 2018 a las 36.095.605 del mismo periodo de este año, según los datos del Ministerio de Hacienda. El incremento ha sido discreto, pero marca un cambio de tendencia que es en sí mismo un argumento más para entender por qué el Gobierno central ha decidido que la sanidad pública pase a financiar la vareniclina, el principio activo del 'Champix', el más popular de los medicamentos para ayudar a dejar de fumar.

Más información

Que el fármaco será subvencionado lo anunció anteayer María Luisa Carcedo, ministra de Sanidad en funciones. Y ayer, José María Vergeles, consejero de Sanidad y vicepresidente segundo de la Junta, dijo que el SES está a la espera de recibir indicaciones sobre cómo empezar a aplicar esta novedad. Hay varias incógnitas por despejar, entre ellas si el medicamento financiado será recetado a todos los pacientes que empiecen el proceso de intentar dejar de fumar o si se hará solo con aquellos que ya han dado algunos pasos en ese camino, como reducir el número de cigarrillos diarios. Según anticipó ayer Vergeles, la región está «a la espera de lo que determine la Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos», recoge Efe.

El tratamiento con vareniclina es el más extendido entre quienes intentar abandonar el tabaco. Su duración varía según el paciente, pero lo habitual son doce semanas, y cuesta entre 290 y 370 euros, según el tamaño del envase.

«Indudablemente, es una buena noticia, y si yo tuviera que elegir financiar uno de los tres tratamientos más habituales para dejar de fumar, habría optado por la vareniclina (los otros dos son el sustitutivo de la nicotina y el bupropion), aunque lo lógico sería que se subvencionaran los tres», valora Emilio Salguero, delegado en Extremadura del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo y representante en la región del grupo de trabajo nacional de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria.

«La medida ayudará a que mucha gente entienda que el fumador es un enfermo que necesita ayuda»

«La medida ayudará a que mucha gente entienda que el fumador es un enfermo que necesita ayuda» Emilio Salguero | Comité nacional para la prevención del Tabaquismo

«Esta medida ayudará a que se asuma una realidad fundamental en todo esto pero que mucha gente aún no percibe, y es que el tabaquismo es una enfermedad, tal como estableció la Organización Mundial de la Salud hace 25 años, y que por tanto, el fumador es un enfermo que necesita ayuda especializada». «Es un error enorme pensar que quien fuma es porque quiere», hace ver el médico extremeño, que llama la atención sobre la paradoja que supone ser la comunidad autónoma con mayor prevalencia de tabaquismo y a la vez la única que no tiene un plan propio para combatirlo. En este punto, hay que recordar que además, la región está a la cabeza nacional en muertes por cáncer de pulmón y por EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

«Cuando un fumador intenta dejarlo –sitúa Salguero–, sus posibilidades de éxito si lo hace sin ayuda profesional son del 7-8%, y si lo hace con tratamiento farmacológico e intervención conductual, que implica un acompañamiento y un seguimiento, las posibilidades de que lo consiga suben hasta el 25-30%». «El tabaquismo –concluye el experto– está asociado a multitud de dolencias a las que la sanidad pública dedica importantes cantidades de dinero, de ahí que financiar los tratamientos para dejar de fumar sea una decisión sensata».

Los estanqueros piden mano más dura contra el tabaco ilícito

«Cualquier decisión que vaya en beneficio de la salud nos parece bien, pero también nos gustaría que el Ministerio hablara de otro asunto que nos parece crucial y que también tiene que ver con la salud, y es el consumo de tabaco ilícito». Es la reflexión que hace Francisco Javier García, presidente de la asociación de estanqueros de Badajoz, al hilo del anuncio de que la sanidad pública financiará el fármaco más popular para dejar de fumar.

«El tabaco ilícito incluye mil sustancias nocivas», apunta García, que añade que «es falso que en el mercado haya menos tabaco ilícito». «Hay menos cajetillas –explica–, pero más picadura, y además, en el mercado ilegal se están vendiendo ahora los cigarrillos en bolsas de plástico, ya liados, y entonces no cuentan como cajetillas».